TANTO MONTA, MONTA TANTO,
ISABEL COMO FERNANDO:

UNA DE LAS CUATRO CARTAS AUTÓGRAFAS DE LOS REYES CÁTOLICOS


La convivencia entre musulmanes y cristianos produjo grandes beneficios en Europa. Oriente aportó un práctico sistema de numeración, el álgebra e importantes avances científicos. Sin duda, se enriqueció la dieta occidental con múltiples especias y se introdujo la afortunada tradición de comer postres.

Además de este intercambio cultural para España y para todo el mundo occidental, se estableció el catolicismo como la religión triunfante. su bandera de reconquista era la cruz y el principal estandarte del único apóstol que pisó tierras ibéricas: Santiago mata moros (mata infieles).



Isabel y Fernando, los Reyes Católicos
Valladolid, 1451
Manuscrito
20.7 x 22 cm
Fondo XLIX-I, Col. centro de Estudios de Historia de México CONDUMEX

La unidad española fue resultado de las conquistas que afianzaron el territorio y expandieron la fe. Conforme los reinos del norte se integraban, quedaron dos grandes regiones de distinta tradición: por un lado Aragón y por el otro Castilla. El primero era la zona portuaria que mantenía el contacto con el Mediterráneo, con importante flujo comercial y, por ende, la presencia del resto de Europa era considerable. Esta modernidad contrastaba con la tradición medieval de Castilla, con sus formas de gobierno y administración casi feudales.




Juan de Flandes
La Resurrección
c. 1508
temple y óleo
sobre tabla
Marco de madera tallada y dorada
131 x 87.5 cm

A partir de 1492, el catolicismo se convirtió en la religión oficial española, aunque las diferencias culturales continuaron y perduran, en mayor o menor medida, hasta nuestros días. Políticamente, también se materializó la unidad con el matrimonio de Fernando de Aragón e Isabel de Castilla. Sin embargo, las profundas diferencias entre ambos reinos ocasionaron que España tuviera un pie en la tradición y otro en la modernidad. Las colonias transcontinentales asumieron plena- mente esta ambivalencia.

Durante el gobierno de Fernando e Isabel se dieron los cambios más radicales para España y para el resto de Europa: 1492 representó el momento coyuntural. La expulsión mora con la toma del último reducto islámico en Granada inyectó nuevos bríos cristianos, por lo que en el mismo año se decidió correr también a los judíos. Asimismo, se incorporó un nuevo agente que costó muchos años e incluso siglos asumir: América.

 


Por haber defendido la fe apostólica romana a través de la institución del Tribunal del Santo Oficio de la inquisición, Fernando e Isabel se ganaron el distinguido título de Reyes Católicos. Lo anterior habla de que los dos ostentaron igual jerarquía. En este importante texto se aprecian las leyendas inscritas de su puño y letra: […] Yo el Rey […] Yo la Reyna. Los dirigentes de Aragón y de Castilla tuvieron autoridad y control de sus respectivos territorios.

Cabe señalar que, junto con la Sentencia arbitral de Segovia del 15 de enero de 1475, este documento es uno de los pocos que existen en el mundo con la rúbrica de ambos personajes, lo que le da una envergadura sin parangón entre los fondos que conserva el centro de Estudios de Historia de México CONDUMEX

La importancia de los Reyes Católicos se plasmó en el tradicional refrán popular: Tanto monta, monta tanto, Isabel como Fernando

HÉCTOR PALHARES MEZA | CURADURÍA E INVESTIGACIÓN


Regresar